El límite de lo que puedes o no hacer te lo pones tú

¿Te ha pasado alguna vez que deseas hacer algo pero te detienes porque piensas que ya no es oportuno hacerlo? ¿Que puede parecer que estás fuera de lugar?

Como te dije en mi primer artículo, creo cada etapa de la vida tiene su momento y su lugar, y en cada etapa haces unas cosas u otras. Yo trato de vivir plenamente cada una de ellas y avanzo, quiero decir no me quedo estancada pensando en lo maravilloso que fue una determinada etapa y viviendo del recuerdo. Pero aunque pueda parecer algo contradictorio con esto anterior, si que me dejo guiar por lo que quiero hacer y no por lo que parece adecuado a mi edad.

A ver si me logro explicar. Tengo casi cuarenta años y a esta edad parece raro hacer cosas como saltar en una cama elástica, hacer una voltereta lateral, un spagat, el pino, subir a las anillas, hacer gimnasia rítmica, … cosas que parecen más adecuadas para niñas o adolescentes. Pero el caso es que a mi me sigue gustando y tengo la gran suerte de mantener todavía cierta flexibilidad y fuerza para poder hacerlo. Así que en este sentido no miro si a mi edad se hace o no, miro si quiero y puedo hacerlo.

Por eso me he dejado llevar y ¡Madre mía, como he disfrutado!

Teníamos un cumpleaños de un amigo de mi hijo en un área recreativa donde hay una zona para jugar al fútbol y al baloncesto, también hay columpios y mobiliario para hacer gimnasia. Entre todo lo que hay lo que más me gusta son unas anillas.

Desde pequeña me han gustado. Cuando era una niña, en el camping donde veraneábamos había un columpio que tenía anillas y una especie de trapecio. Me pasaba horas allí haciendo piruetas. Me imaginaba que era una gimnasta de un circo. Lo cierto es que como siempre he sido muy flexible hacía cosas chulas incluso otros niños y mayores se quedaban mirando y me decían que lo hacía muy bien. Y a mi tener público me encantaba.

He visto como a mi hija le ha pasado lo mismo. Estaba haciendo volteretas en las anillas, estirando las piernas mucho como si hiciera el pino, doblando la espalda y tocando con los pies su cabeza y entonces chicos de unos 13 años le han aplaudido. Me ha recordado a mi infancia y se que a ella también le gusta tener público.

Yo estaba algo alejada, en las mesas donde estaban puestos los bocadillos y la bebida del cumpleaños. Me moría de ganas de ir allí para hacer alguna voltereta. Pero desde que me operaron en diciembre (por una obstrucción intestinal en la que me quitaron 40cm de intestino) no lo había intentado y no tenía claro si me dolería los abdominales debido a la cicatriz.

Al final me he decidido y cuando he visto que las anillas se han quedado libres he pensado que era mi oportunidad de intentarlo, me he acercado, y ¡voilà! he podido.

El límite de lo que puedes o no hacer te lo pones tú

El límite de lo que puedes o no hacer te lo pones tú

Al bajar he notado una ligera molestia en los abdominales pero poca cosa. Me he sentido de nuevo como una niña. Bueno es cierto que ahora no es como entonces pero me ha gustado subir de nuevo y ver que todavía podía hacerlo.

El caso es que nunca es tarde para hacer lo que a uno le gusta. Salvo las limitaciones físicas, el resto de límites se los pone uno mismo, piensa que no puede, piensa que no debe, piensa que los demás lo criticarán, pero todos esas limitaciones son sus propios pensamientos.

Lo único que necesitas es darte cuenta que tú tomas la decisión, tú eres el responsable de tu vida.

Por mucho que los demás te digan que hagas o no hagas algo (salvo que sea a punta de pistola) si lo haces o no lo haces lo has decidido tú.

La vida es corta y hay que aprovechar cada momento, porque el instante pasa y no vuelve. Así que disfruta y haz lo que quieres y puedes.

Espero que te haya gustado.

Me encantaría conocer tu opinión o si quieres plantearme alguna duda o hacerme alguna sugerencia puedes dejarme un comentario aquí debajo o envíame un correo a elmundodeinmaruiz@gmail.com

¡Un fuerte abrazo!

Inma Ruiz











Inma Ruiz

E-mail: elmundodeinmaruiz@gmail.com

Gracias por leer en El Mundo de Inma mi artículo «El limite de lo que puedes o no hacer te lo pones tú»

Un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.